NoduloDocumentos nódulo
nodulo.net/dn/

cubierta

¿Qué pasa? Semanario independiente

año 4, número 204 · Madrid, 25 noviembre 1967 · 24 páginas

 

El carlismo no puede morir porque es inmortal

Por José María de Zavala Castella

La revista ¿QUÉ PASA?, en su número del día 11 de noviembre, publica un artículo firmado por Roberto Bayod Pallarés, en el que se imputa nada menos que ser el nuevo Maroto de la Comunión Tradicionalista, así como connivencias con elementos enmigos del régimen.

El diario «El Pensamiento Navarro», del día 12 del presente mes, y en su primera página, publica una nota aclaratoria de DON JOSÉ MARÍA VALIENTE, redactada en los siguientes términos:

«Es sistema de los enemigos del carlismo intentar separar el pueblo de la jerarquía de la Comunión medíante campañas de difamación hacia aquellas personas que gozan de la confianza de nuestra dinastía por su lealtad y eficacia. Hoy lanzan acusaciones infundadas de supuestas infiltraciones o de falta de entendimiento entre la Jefatura Delegada y la Secretaría General de la Comunión. Desde las páginas de ese querido y leal periódico, «El Pensamiento Navarro», quiero desmentir lo que en la revista ¿QUÉ PASA,? y en algunas supuestas cartas difundidas entre los carlistas se lanza contra don José María de Zavala, secretario general de la Comunión, pretendiendo sorprender la buena fe de tantos leales carlistas ajenos a tales maniobras. Estas acusaciones no tienen fundamento alguno y por tanto deben ser rechazadas enérgicamente y despreciadas. Además de este mentís mío, y al margen de las posibles acciones judiciales que procedan, quiero ratificar mi confianza plena en la persona y trabajos del señor Zavala como secretario general de nuestra Comunión. Madrid, 10 de noviembre de 1967.— JOSÉ MARÍA VALIENTE, Jefe delegado de la Comunión Tradicionalista.»

Con esto las cosas quedan perfectamente claras. Todo lo demás son imputaciones falsas, acusaciones increíbles recogidas en un artículo que, por sí mismo y por su propia redacción, se califica. Por lo demás, mi limpia ejecutoria está muy por encima de falsos maquiavelismos, injurias personales o calumnias sin base ni fundamento. Sólo hay que decir que pertenezco a una familia de la que mis tres hermanos lucharon en los Tercios de Requetés y yo mismo, con catorce años de edad, fui voluntario en el Tercio de Navarra durante la Cruzada.

Solo me queda añadir públicamente que desde hace dieciocho meses no mantengo ningún tipo de relación ni amistad con el señor Massó. La acusación contra mía era grave, muy grave, pero ella misma se ha deshecho y es ahora cuando las cartas quedan boca arriba. VIVA DON JAVIER VIVA DON CARLOS VIVA LA TRADICIÓN

 
© nodulo.net