NoduloDocumentos nódulo
nodulo.net/dn/

cubierta

¿Qué pasa? Semanario independiente

año 10, número 505 · Madrid, 1 septiembre 1973 · 20 páginas

 

¡Dios es Dios y el "marxismo" su profeta!

El diario "ABC" del día 19 de agosto pasado, publicaba el siguiente diálogo mantenido entre el padre Arrupe y un redactor de la "Agencia Efe", en Santiago de Chile.

—¿Pueden los cristianos colaborar con un Gobierno marxista como el chileno?

—Los cristianos, en cuanto ciudadanos en su vida civil, están de hecho colaborando con muchos Gobiernos marxistas, con la mayor parte de los Gobiernos de la cortina de hierro, sin que esto signifique una identificación con la ideología del Gobierno.

—¿Cómo cuidan los jesuitas la formación política de sus alumnos?

—Tratando de formar hombres responsables y bien equipados en todas las del saber humano, formando personalidades bien equilibradas que puedan hacer libremente las opciones políticas que ellos crean personalmente que son las mejores para servir al resto de la Humanidad.

—¿Considera importante la formación marxista para los estudiantes jesuitas?

—Importantísima, puesto que el marxismo tanto como ideología como análisis de la sociedad humana es una de las corrientes más influyentes en la sociedad moderna. Por tanto, nuestros estudiantes deben conocer el marxismo con la mayor objetividad y profundidad posibles para establecer el diálogo con aquellos que militan o al menos lo aceptan. Conviene distinguir, sin embargo, entre la ideología marxista y el marxista como persona.

A la ideología se le ataca con la objetividad fría de los argumentos filosófico-socíales; al marxista como persona se le trata como hermano, procurando presentarle las grandes fallas de su posición.

—¿Son los jesuitas sujetos incómodos para los Gobiernos?

—Supuesto que los jesuítas se identifican incondicionalmente con el Evangelio y, por tanto, con la caridad y justicia evangélica, si algún Gobierno procede contra la justicia y la caridad encontrará en los jesuítas unos ciudadanos incómodos.

—¿Puede llevar la vocación jesuítica a ser encarcelado?

—Desde luego, como lo fue Cristo, los apóstoles y tantos predicadores de la verdad y la justicia. La Compañía de Jesús, a lo largo de cuatrocientos años de historia de América Latina, tiene ejemplos muy gloriosos y abundantes. En estos últimos anñs hemos tenido jesuítas presos o expulsados en diversos países como, entre otros, Bolivia y Paraguay.

—Padre Arrupe, usted visitará Cuba en los próximos días, ¿cuál es la situación de los jesuítas allí?

—Son veintisiete jesuitas y ejercitan su oficio pastoral en cuanto les es permitido.

—¿Qué ofrece la Compañía de Jesús como camino de vida a los jóvenes iberoamericanos?

—La Compañía de Jesús expresa hoy el ideal de vida para todo joven sin excepción. El ideal jesuítico es ser un hombre que, viviendo con los demás, es para los demás. Es decir, que tratando de desarrollar su personalidad al máximo ponga todo lo que tiene, sabe y puede por el bien de sus semejantes. En una palabra, el seguimiento de quien dijo que era el camino: Cristo.—Efe

 
© nodulo.net