NoduloDocumentos nódulo
nodulo.net/dn/

cubierta

¿Qué pasa? Semanario independiente

año 10, número 498 · Madrid, 14 julio 1973 · 20 páginas

 

¡Suban, señores, suban!

Por A. Tiza

¡Suban, señores, al tren! Todo está a punto para facilitarles un feliz viaje. Nada teman; la NUEVA IGLESIA al servicio del PROGRESISMO lo ha previsto todo. Ustedes harán el viaje de la vida estupenda, confortablemente. Nada les faltará; en el viaje estarán abastecidos de todo lo necesario para el cuerpo: alimento, abrigo y cobijo; el estómago y el resto del hombre estarán debidamente atendidos. Por lo demás, una IGUALDAD general será establecida en el tren; si no ha sido posible una MEJOR DISTRIBUCIÓN DE LAS RIQUEZAS, lo ha sido de la pobreza; esto quiere significar que realmente en la DISTRIBUCION han salido perdiendo todos algo- pero los más pobres —que son los que más han perdido tienen la enorme satisfacción de saber que han perdido todos, o sea aue al fin TODOS SON IGUALES, todos POBRES; esto obliga a ser felices, a poseer la felicidad... No; no pregunten por las estaciones y mucho menos por la DEFINITIVA, porque esto no ha sido tratado ni está previsto por las Entidades organizadoras del viaje... No, no, tampoco se ha tratado de los problemas que en el tren pueden presentarse... Sí, ya, ya; separaciones, enfermedades, muerte de seres queridos... ¿Pero no basta saber que todos SON IGUAlES y que las necesidades de todos están satisfechas? ¿Qué? Pero ¿se pretende que tengamos también respuestas para los interrogantes esos, esos interrogantes de orden metafísico y espiritual? Nosotros sólo nos ocupamos de las necesidades de TODO EL HOMBRE; pero del TODO material, físico, corporal, ANIMAL, en una palabra; atendido esto, imponemos la obligación de ser felices; asi lo hemos prometido; que íbamos a HACER UN MUNDO MEJOR, un MUNDO JUSTO, LIBRE, FELIZ, y lo hemos hecho. En nuestro tren hay la OBLIGACIÓN DE SENTIRSE FELIZ. ¿Conflictos de índole afectiva..., desengaños, desilusiones, desesperanzas, angustia, miedo, sentimientos anímicos? No; no nos ocupamos de eso. Abastecidos de todo, TODOS, nosotros hemos cumplido nuestra misión. ¡Ah! Bueno, si; lo del final del viaje. Eso..., eso no lo hemos incluido en este feliz viaje... Sí, sí, desde luego: por ORDEN SUPERIOR a cada viajero se le hace descender en una determinada estación del proyecto LA SUYA, y AHÍ SE LE DEJA SOLO, absoluta y totalmente SÓLO. No, no sabemos, no podemos responder de lo que ocurre en esas estaciones a cada uno de los viajeros; PARA ESO NO LOS HEMOS PREPARADO; pero no negarán ustedes que, en el trayecto aquellos viajeros ABANDONADOS DEFINITIVAMENTE PARA SIEMPRE EN LA ESTACIÓN DE TÉRMINO DE CADA UNO DE ELLOS en el viaje que los ha conducido a aquel inquietante fin, HAN SIDO FELICES...

¡Suban, señores, al tren de la vida! Todo está a punto para facilitarles un viaje feliz. en el tren conducido por el progresismo en el viaje cuyo guía y motor es la NUEVA IGLESIA todo está previsto menos el destino eterno de los viajeros. ¡Suban, señores, suban al tren de la vida sin preguntar a dónde los va a conducir!

 
© nodulo.net